ARRIÉSGATE

lunes, 12 de febrero de 2018

ARRIÉSGATE


En ocasiones, cuando sigues el camino que crees que es el correcto, la vida te propone dos opciones: la cara, y la cruz.
Y entonces, debes tomar la decisión. Te obliga a elegir entre el camino fácil y rápido, o el largo, pero jodido. Y a veces, casi sin pensarlo, nos lanzamos de cabeza a lo fácil.
¿Por qué no?

Lo fácil sería elegir el camino corto. Sería aspirar a un camino cuesta abajo, sin complicaciones, sin curvas, todo recto. Y tan fácil...
Pero no. Atrévete. Lánzate. Muévete a lo que de verdad quieres hacer. Rompe tus propias reglas. Desafía tus valores. Pero oye, antes de todo esto, debes aprender a superar los fracasos, ya que los habrá (y muchos).

Debes saber que si las ganas de conseguir lo que te has propuesto son suficientes, lo harás. Porque al final, el esfuerzo es mucho más que una actitud. Es un punto más a tu favor en el pleito de la vida, donde el juez resulta ser el propio tiempo.

Y permíteme un consejo:

Cuando te dé vértigo
y algo de miedo
pero te haga
inmensamente feliz
entonces,
simplemente
ARRIÉSGATE

0 comentarios :

Publicar un comentario

Déjame aquí tu comentario.

¡Gracias!